Consejos de estudio

La música como vocación

18 / 10 / 2017

Es común que si un chico a punto de terminar el colegio dice a sus padres “quiero dedicarme a la música”, las respuestas posibles serán “¿qué… Leer más

Es común que si un chico a punto de terminar el colegio dice a sus padres “quiero dedicarme a la música”, las respuestas posibles serán “¿qué cosa?”, “estás loco” o “¿de qué vas a vivir?”. Motivos para iniciar un conflicto familiar, sin duda.

No obstante, los tiempos han cambiado y la oferta académica en el Perú también, pues existen institutos y universidades que brindan la carrera. Es decir, ser músico no es solo tocar un instrumento y formar una banda en un garaje, sino también prepararse de manera formal.

INDUSTRIA EN CIERNES“Muchos músicos y productores peruanos se han formado sobre la marcha. Por ejemplo, hay artistas que tocan la guitarra de manera admirable, pero no son capaces de escribir una partitura. Por ello, quien estudia música hoy debe recibir una formación sólida y estructurada”, señala Antonio Gervasoni, director de la Escuela de Música de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC).

Ahora bien, la gran pregunta es: ¿se puede vivir de la música? Por supuesto. Ojo, el campo laboral no está reservado solo para futuros ‘rockstars’ que venden millones de discos. En realidad, el músico profesional puede desempeñarse en la ejecución musical (es decir, tocar instrumentos), composición, producción, creación de arreglos, desarrollo de proyectos para medios y espectáculos (cine, televisión, publicidad, teatro, etcétera), entre otras áreas.

“Apuntamos a que exista una industria musical en nuestro país –dice Gervasoni–. Veamos lo que ha pasado en la cocina. Ya casi podemos hablar de industria de la gastronomía peruana. ¿Y la música por qué no? La verdad es que hay mucho por trabajar en nuestro medio. Hay terreno aún inexplorado”, agrega.