Consejos de estudio

BUSCANDO TIEMPO PARA LA MÚSICA

08 / 11 / 2017

Conciliar las clases de música con la vida diaria. Entre el disfrute de la vida familiar y los amigos, los estudios,  los viajes y los… Leer más

Conciliar las clases de música con la vida diaria.

Entre el disfrute de la vida familiar y los amigos, los estudios,  los viajes y los desafíos del trabajo, a menudo puede  parecerte difícil tener tiempo para dedicarte a practicar el instrumento que más te gusta, mucho más si estas  empezando  a aprender. Así postergas el tiempo y te pierdes todos los beneficios que la música y el tiempo dedicados a una actividad personal te pueden brindar.

Organizar el tiempo libre.

La palabra clave para encontrar el tiempo adecuado para dedicarte a la música es la organización. El progreso en el aprendizaje de un instrumento no tiene que ser sinónimo de acumular horas de trabajo por día. Lo que sí es fundamental es que seas regular, incluso si sólo practicas de 10 a 15 minutos por día. Esto te será mucho más beneficioso y agradable que trabajar muchas horas durante un solo día. El cerebro necesita digerir la información que le brindas con cada repetición.

Al adoptar una buena regularidad notaras cada vez que te es más natural obtener un buen sonido de tu instrumento y que los desafíos te son alcanzables. La regularidad no solo mejorará tu aprendizaje, sino que el aprendizaje  se convertirá el momento ideal que necesitas para disfrutar de unos minutos dedicados exclusivamente a  ti mismo.

Es necesario establecer un horario para tus actividades y encontrar entre ellas el espacio adecuado para ejercitarte. Tan pronto como llegues a casa del trabajo, antes de comer, después de comer, antes de ir a dormir, todo depende de una buena organización.

Teniendo en cuenta la cuota de disciplina necesaria y la programación de tus actividades diarias es muy importante que la práctica del instrumento siga siendo siempre un placer, por eso es esencial encontrar esos momentos de tranquilidad para practicar.

Encontrar tiempo donde no lo ves.

Durante el día puedes hallar muchos extractos de  tiempo que pasan sin que hayas aprovechado de ellos, en el transporte diario, por ejemplo, o cuando tienes una pausa en el trabajo, la escuela o la universidad. Son esos breves momentos que puedes aprovecharlos para repasar la lectura musical, mejorar tu capacidad de reconocer intervalos o simplemente disfrutar de escuchar música atentamente.

Aprovechar de la tranquilidad y el reposo que nos brindan las noches es también una excelente opción. Si optas por practicar durante las noches pero te preocupa que el sonido de tu instrumento ocasione molestias  tenemos a disposición soluciones ingeniosas y alternativas que podemos usar. Por ejemplo,  usar un silenciador que atenúe la potencia del instrumento, también  hay una gran variedad de pianos digitales de alta calidad que se pueden usar con auriculares o, si es posible, aislar el ambiente donde practicas.

Una guía adecuada para el aprendizaje, un elemento indispensable.

Un maestro es quien te guiará a lo largo de todo tu aprendizaje. Por eso tu progreso dependerá tanto de ti mismo como de encontrar una guía adecuada a tus habilidades y objetivos para así optimizar tu tiempo, que trace metas para cada semana y estructure el aprendizaje  a largo plazo. Un buen maestro debe convertirse en tu  socio indispensable para progresar. Debe ser capaz de tener en cuenta tus deseos, tanto para el repertorio como para tu razón final para estudiar música.

!La regularidad, la organización, el disfrute y una guía atenta e interesada en tu aprendizaje y muy pronto verás lo que estás logrado, y te sorprenderá de no haber empezado antes!